Elige el aire acondicionado correcto en tres simples pasos

Elige el aire acondicionado correcto en tres simples pasos

Pocos electrodomésticos hogareños son tan importantes y costosos como un aire acondicionado. Con la llegada del verano y el incremento de las temperaturas, elegir el producto correcto puede ser la solución a la incomodidad que trae el calor al hogar. Es por eso que es fundamental elegir el aire correcto para ahorrar en gastos y evitar una mala experiencia. Si estás buscando tu próximo aire acondicionado, te damos tres simples pasos para seleccionar el correcto.

Potencia

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un aire acondicionado es el ambiente en el cual se instalará. Es necesario considerar la superficie total, la altura del techo, temperatura exterior, ventanas, aberturas y orientación. Si bien los aires con menor cantidad de frigorías son más baratos, solo funcionan en ambientes pequeños y a menudo no rinden de manera adecuada en ambientes intermedios. La cantidad de metros cuadrados a cubrir para decidir qué tipo de aire es lo primero y lo más importante que debes saber. Es recomendable consultar a tu vendedor sobre qué aire es recomendable para tu ambiente, pero a modo de referencia, para un ambiente de 40 m2 se necesita un equipo de no menos de 4000 frigorías. También hay sitios donde puedes ingresar la cantidad de metros cuadrados a cubrir, pero son menos precisos que una consulta profesional.

Consumo

Los aires acondicionados son grandes consumidores de energía y es por eso que, una vez determinada la cantidad de frigorías necesarias para cubrir el ambiente, es fundamental analizar el consumo energético de los diferentes equipos que puedes adquirir. Todos los equipos tienen una valoración de eficiencia energética que va de D a A + +. Cuanto más alto sea este valor, menor será el consumo de la unidad. En caso de aires frío/calor los consumos pueden ser diferentes. Este dato es muy importante ya que un equipo que sirve para días cálidos puede no ser óptimo para calentar un ambiente.

Ruido

Así cómo los aparatos tienen una valoración energética, también tienen una valoración sonora. Este último punto a considerar pero no el menos importante. Si el aire va a instalarse en una habitación, es fundamental que su potencia acústica no supere los 70 dB(A) o tenga un “modo noche” que reduzca su emisión sonora. Esto permitirá que las personas que duerman en el cuarto tengan noches tranquilas y no sean molestadas por el sonido del motor encendiéndose a plena madrugada para climatizar el ambiente.

ANUNCIO